Crítica a El Canto de Bosawas

El Sonido de la Selva

Preservar la reserva de la biósfera de Bosawas es la causa célebre de nuestros dias. Gobierno y sociedad civil parecen coincidir en el carácter apremiante de esta empresa, pero poco o nada parece conseguirse para alcanzar el objetivo. Uno se pregunta cuando todo este despertar de conciencias desembocará en...no se, ¿detener al puñado de sujetos detrás de la invasión sistemática de tierras, y el tráfico ilegal de madera? Añada eso a la larga lista de pendientes de la justicia en Nicaragua. Fuera de la esfera de los actores tradicionales en la vida pública, se ha conformado de un grupo de activismo juvenil llamado Misión Bosawas, que apunta a sensibilizar a las nuevas generaciones, compartiendo información sobre la reserva, su utilidad e importancia en el balance de nuestro ecosistema. La producción de esta película encaja en ese esfuerzo educativo. Pero la misión didáctica limita el alcance de este documental.

La premisa es irresistible: Ernesto “Matute” López, el carismático percusionista de “La Cuneta Son Machín”, recluta a dos ingenieros de sonido para adentrarse en el corazón de la reserva y grabar, por primera vez, la música tradicional de los mayangnas. El ángulo es novedoso porque humaniza el problema. Al desaparecer la selva, se desvanecería una cultura única y poco conocida. Bosawas lleva más de una década en el imaginario noticioso del país, pero nunca me había detenido a pensar en la música de los mayangnas. La película arranca con una estampa hermosa: una pareja de mujeres canta a duo en plena selva, mientras López sostiene frente a ellas una pequeña grabadora digital. La cámara se queda fija sobre ellas la mayor parte del tiempo. “Es esto lo más importante”, parece decirnos. La gente, y su manera de compartir su propia historia, incluso en forma de canción.

Es un climax prematuro. “El Canto de Bosawas” se compromete con una estructura narrativa tradicional, en la cual seguimos el punto de vista de los “blancos” que se internan en la selva para encontrar al “otro” salvándolo simbólicamente, mediante la preservación de su música. La logística del viaje y sus vicisitudes monopolizan la trama. López comparte su ideario personal y datos sobre la reserva. Es nuestro doble en la escena, y vemos todo a través de sus ojos. Conceder este nivel de protagonismo a una celebridad es un arma de doble filo. Por un lado, su nivel de reconocimiento atraerá al público joven, permitiendo que el objetivo informativo del producto se cumpla. Sin embargo, su protagonismo pone en segundo plano a todos los demás personajes. Habría querido saber más de los mayangnas que comparten su música, conocer su vida cotidiana, y como encaja la expresión musical en ella. Pero no hay tiempo para eso.

Los líderes indígenas que se presentan ante la cámara nunca se despojan del tono ceremonioso de las funciones oficiales. Desde los márgenes, la gente común, los que realmente quisiéramos oír, observan la cámara con enigmáticas sonrisas. Las interpretaciones musicales son fascinantes por la cadencia del lenguaje. Habría querido saber que decían las letras de las canciones, siquiera un poco, sobre su origen y significado. Una historiadora de arte es introducida junto a los demás personajes, pero nunca escuchamos nada de ella. Los norteamericanos Izzac Weiser y Bob Sanders derrochan buena voluntad, pero tampoco llegamos a conocerlos mucho. Sus intervenciones casi siempre tienen que ver con las dificultades prácticas del viaje y la tarea específica que desarrollan.

Quizás las decisiones narrativas de los realizadores sean producto de las limitaciones prácticas del proyecto. La personalidad reservada de los indígenas, y la desconfianza innata ante los “españoles”, han de obstaculizar una inmersión profunda en su modo de vida, durante el estrecho márgen de tiempo que se filma. Sin embargo, el énfasis en la odisea de los viajeros permite retratar la reserva con imágenes de inusitada belleza. Nunca ha visto Bosawas de este manera. Y tampoco la ha escuchado. El trabajo de sonido es tan excepcional como las imágenes. No deje pasar la oportunidad de apreciarlo en el cine.

Posted on October 22, 2014 .