Lanzamiento de El Canto de Bosawas

Lo que canta Bosawás

Acicalado por imágenes asombrosas de zonas de naturaleza virgen que quieren seguir siéndolo, el documental “El Canto de Bosawás”, como bien indicó Camilo de Castro, codirector de la cinta, es apenas un primer acercamiento a la Reserva de la Biósfera de Bosawás, a su problemática y a la cultura de los indígenas mayangnas; pero es sin duda un primer contacto que se agradece, porque le da rostro a un dilema que compete a toda Nicaragua.

El mediometraje, cuya extensión es de 53 minutos, sigue la aventura de Ernesto “Matute” López, percusionista de la banda nicaragüense La Cuneta Son Machín, quien viaja junto con sus amigos estadounidenses Isaac Weizer y Bob Sanders, ambos técnicos de sonido y músicos, a lo profundo de Bosawás, con un propósito inédito: grabar por primera vez la música de los indígenas mayangnas. En la aventura, los jóvenes se encuentran con un pueblo dueño de una idiosincrasia sólida, cuyo principal deseo es preservar el paraíso natural que les rodea.

“DESPERTAR LA CURIOSIDAD”

La misión de los tres amigos se mezcla entonces con la necesaria exportación de ese mensaje que emana de los autóctonos del territorio Mayangna Sauni As, pero el filme, a pesar de su buena intención, no cala demasiado profundo en ello. Lo que se favorece, sin embargo, es la impresionante faceta musical de los locales, los bienvenidos tintes humorísticos que rocían la narración, la fotografía del lugar y los pensamientos que “Matute” comparte al público como líder De la expedición. El nicaragüense Camilo de Castro, quien codirigió el documental junto al estadounidense Brad Allgood, explicó después de la premier del filme que: “‘El Canto de Bosawás’ no es documental de denuncia. No queríamos hacer una típica película de organización no gubernamental, que aleccione al público y sea moralista. Queríamos una película sobre tres personas de carne y hueso que dicen cosas que no deberán, que hacen cosas absurdas, que comparten sus opiniones. La idea es despertar la curiosidad de la gente sobre Bosawás con matices pintorescos que instruyan, pero que también diviertan”.

EL CANTO DE LOS MAYANGNAS

En una noche “en la que hubo magia”, como describe “Matute” en la cinta, un grupo musical de la región llamado Príncipes de Paz fue grabado por Weizer y Sanders. Ese es tal vez el punto álgido del documental, pues la convergencia entre dos culturas visceralmente diferentes se completa por unos instantes. “En ese momento todos nos quedamos viendo y no podíamos creerlo. Teníamos los ojos húmedos, fue muy conmovedor. No sabíamos lo que íbamos a encontrar, y cuando dimos con los Príncipes de Paz fue como algo mágico, impresionante. Todos estábamos impactados. Cómo un grupo que tiene la capacidad de producir música tan linda nunca había sido grabado, ni siquiera conocido… Y ahora tienen dos discos grabados, han venido a festivales en Managua, y la gente comienza a conocerlos”, destacó De Castro.

La autora nicaragüense Gioconda Belli, presente en la premier del documental, por su parte, opinó: “Es un documental fantástico, porque te permite acercarte a esa parte de Nicaragua que es desconocida por muchos, y también al pueblo mayangna, a su cultura y a su música. No es un documental retórico, no es propagandístico, es más bien humano. Me pareció un trabajo muy poético, de lo mejor que he visto en el cine nacional, y creo que es importante que la gente lo vea para que se acerque a la problemática y que todos nos comprometamos y luchemos para conservar esa región”.

Dicha región, según el movimiento ambientalista Misión Bosawás, ha perdido 500,000 hectáreas de bosque debido al despale desde 1987. De continuar así, para el 2035 la selva se habría agotado.

Declarada Reserva de la Biósfera mundial por la Unesco en 1997, la región representa el 3.5% de la biodiversidad terrestre del planeta Tierra, y es el hogar de los indígenas mayangnas, quienes habitan Nicaragua desde hace cientos de años.

NO SE LA PIERDA

El documental “El Canto de Bosawás”, producido por CaLé Producciones y Fall Line Pictures en alianza con Misión Bosawás y la Fundación Dúo Guardabarranco, se presenta en Cinemas Galerías y Plaza Inter del 24 al 30 julio en dos tandas. Una será gratuita, a las 10:00 a.m., y la otra costará 100 córdobas, a las 7:00 p.m., válido para dos personas.

3.5 por ciento de la biodiversidad terrestre del planeta Tierra representa la Reserva de Bosawás.

"Me pareció un trabajo muy poético, de lo mejor que he visto en el cine nacional, y creo que es importante que la gente lo vea para que se acerque a la problemática y que todos nos comprometamos y luchemos para conservar esa región".

Gioconda Belli

Escritora

Posted on October 22, 2014 .